Todos podemos jugar a lo que nos guste