¡No es un adiós, es un hasta luego!

Gracias Adelina por tu dedicación y trabajo en Inmaculada, cuidando a los chicos, nos marcaste el camino.

Entradas destacadas